SOBRE LO QUE APARECE

No está permitido la reproducción parcial o total, y en ningún soporte para fines comerciales, de ninguno de los textos o fotografías de esta página, sin previa autorización de la autora. Los textos de esta página son de uso personal de la autora, y en caso de que terceros los utilizaran total o parcialmente en cualquier publicación, tanto virtual o por cualquier otro medio presente o futuro, se citará siempre a la autora y la fuente original de dónde procede, y si fuera posible se creará un vínculo a la misma. Todo el contenido literario y gráfico, salvo indicación expresa que se muestre, es propiedad de Asun Adá.


17.6.09

Ayuda diaria: que nuestra autoestima y nuestros valores hacia nosotros sean apropiados.

No tengo muchas ganas de ponerme a estudiar. Estoy haciendo un curso a distancia, pero hoy las ganas no me acompañan demasiado, quizás por la tarde...
Es uno de esos días en que te sientes que no correspondes a ningún lugar, o que al menos no logras encontrar el tuyo, estás como en una nube de incertidumbre. Pero claro está, es mejor estar así que no estar, creo yo.

Por muy mal que podamos estar tenemos la suerte de estar aquí, de estar vivos aunque lleguemos a pensar que mejor sería estar muertos para dejar de sufrir. Lo malo de este pensamiento, si es que se te ha pasado por la cabeza, es que en realidad no sabemos que nos espera al otro lado, una vez muertos, quizás las cosas no sean como en nuestro sueños, parajes de felicidad.
¿Y si en realidad nos reencarnásemos en otros seres? Cómo crees que sería tu vida luego de esta, quizás te toque volver a hacer algo similar o peor, enfrentarte a más de tus miedos y seguir luchando por seguir adelante, por sobrevivir.
No crees, que quizás sea mejor ponerse a ello ahora que sabemos lo que hay a este lado, y dejar de recriminarnos tanto, o de humillarnos tal vez pisándonos siempre que tenemos la ocasión de hacerlo. A diario hemos de luchar pero no en contra nuestra, sino por nosotros, hemos de apreciarnos, valorarnos y querernos sin esperar que nadie venga a darnos nada, y si viene, pues mejor, bien venido sea.
Que nuestra autoestima y nuestros valores hacia nosotros sean apropiados, ayudará mucho.