SOBRE LO QUE APARECE

No está permitido la reproducción parcial o total, y en ningún soporte para fines comerciales, de ninguno de los textos o fotografías de esta página, sin previa autorización de la autora. Los textos de esta página son de uso personal de la autora, y en caso de que terceros los utilizaran total o parcialmente en cualquier publicación, tanto virtual o por cualquier otro medio presente o futuro, se citará siempre a la autora y la fuente original de dónde procede, y si fuera posible se creará un vínculo a la misma. Todo el contenido literario y gráfico, salvo indicación expresa que se muestre, es propiedad de Asun Adá.


28.5.13

II. el amor en el tiempo: se perdona, no se olvida

Ese viaje, esa estancia que pude vivir, me trajo la cercanía de
la Amistad y el Terror 
la Felicidad y el Llanto
la Compañía y la Soledad
la Pasión y la Humillación
la Dicha y el Miedo
la Humildad y la Crueldad 
el Amor y el Dolor

Lloré tantas veces lo que allí sentía, en la misma estancia y al regreso. Fueron muchas las horas en aquel extraño, confuso y doloroso sentimiento.

Ahora que te lo cuento, es como si realmente esté abriendo la caja de pandora que habita en mi interior. He pasado tantos años intentando dejar atrás cada momento doloroso del ayer, que me había olvidado que en realidad, seguía ahí, en mi. El dolor ha de salir para que los recuerdos permanezcan puros en su esencia, para que no alberguen mal hacia mi misma ni hacia los otros seres pertenecientes al camino. Mis recuerdos son ahora, una grata sensación de libertad y un conjunto de amor para tantos que me acompañaron.
Mi estancia en Benposta Bogotá, fue de lo más cariñosa. Es una comunidad regentada por Pequeno, un ser de los pequeños grandes hombres que habitan entre nosotros para que a través de él, podamos comprobar que "todo es posible cuando es el propósito de que así sea". Benposta Bogotá me abrió sus puertas y me acogió con el amor y el calor de una más en la familia. Destaco a unas personas que me apoyaron en mi tantos momentos, ellas han estado en mi camino desde entonces, y en mis pensamientos. Su acogida, su consuelo al estar conmigo y permitirme dejar de sentir como una extraña en tierra lejana y extraña fueron las claves para sobrevivir en mi caída.

Hay que sacar de dentro los sentimientos, expresarse, sentirse libre y en libertad, compartir. 
Cuando hablas de algo que puede preocuparte, es menos duro cuando lo compartes. No quiere decir que deje de existir una preocupación, pero si, se ve como algo de menor grado y duele incluso menos. Cuando puedes por fin liberarlo del todo, es cuando realmente sientes que el ciclo se cierra. Y este, parece ser el punto en que me encuentro. Transcurridos los años que habían de pasar, creo que este el el punto y final a lo que en 1996 daba comienzo. 

Parece que fue ayer cuando mi corazón se abría para tiempo después cerrarse y protegerse sin darse cuenta de que así, se impedía volar. Tod lo hecho por intentar que el sufrimiento fuese menor, apenas le llegó apra seguir sufriendo día tras día por no lograr descifrar la combinación marcada para abrirse al mundo de la liberación, estender las alas y volar. 

Hoy doy por terminado este tiempo de oscuridad. Abro mi alma al Ser que me habita, agradecida de tener esta oportunidad para despedirme de mi ayer, y darle la bienvenida al ahora, a mi. Abro las grandes alas que porta mi espalda para seguir el camino en la luz.



"Y sabes cuál ha sido el punto de inflexión para tener que escribir estas frases...
Que luego de 16 años he encontrado una música que escuchaba en Colombia y que no logré encontrar por la red ni en tiendas hasta hoy, que por estas "casualidades" del destino he ido enlazando a diferentes personajes hasta llegar a encontrarme con una canción que secaba mi llanto desde las profundidades palpables de mi alma."

/Agradecida por el tiempo aquí.