Ir al contenido principal

Raros, sencillamente

La cuestión es si nos aceptamos tal y como somos, tanto a nosotros mismos como a quién está en nuestras vidas, sean parejas, familia, amigos, compañeros, etc. 

¿Somos justicieros con nosotros? Continuamente nos juzgamos y lo hacemos también con otros, nos convertimos en imparciales y nos posicionamos aún sin conocer ambas posturas. Somos crueles con el resto, porque lo somos con nosotros. 

La vida se traduce en decisiones que a veces ni somos conscientes de que hemos entregado ese poder a alguien externo a nosotros, y por eso nuestra vida se convierte en, ajena a nuestra esencia.

*************
©AsunAdá 

Comentarios