Con Ayuda

Cuando no puedes decir nada más que: Ayúdame, porque nada sé y menos, lograrlo entender, es momento de tiempo, de un alto en el camino para reflexionar, analizar, observar que sucede en ti y en tu entorno. Es momento para hacer balance y reconocer si algo falta, si algo falla, si nos estamos dejando llevar por algo externo a nosotros o si somos verdaderamente quienes tenemos el control de nuestras vidas.

Sucede a veces que sin saber o sin tener un motivo aparente nos invade una sensación de tal magnitud que, al igual que nos llena de plenitud, nos causa un absoluto vacío existencial que nos sume en un complejo dolor que de algún modo, nos absorbe en un llanto liberador y revelador de conocimiento.

Aceptar el dolor y el momento que así hemos pedido no es fácil, como tampoco lo es vivir entre el recuerdo de esta experiencia solicitada y el saberse parte del Todo, teniendo necesidad de regresar y añoranza de algo más.


********
©AsunAdá


Comentarios

Entradas populares de este blog

Recordar

Oportunidades

Creando Realidad