22.2.19

Posibilidades

Sí, ciertamente, como en la propia vida, como en cada día, como en los sueños, todo es posible cuando ponemos intención y lo pedimos desde el modo sincero de la humildad y el amor que emana de nuestros sentimientos más profundos y verdaderos.

Cuando somos sinceros con nosotros, nuestra verdad hace que sea posible el convertirse en real, por eso sí es posible ser un ser independiente y, a la vez, añorar un halo que existe aunque no esté en el mismo estado. 

Es como tener una visión, que es real y, a la vez es efímera como el propio recuerdo vivido. Tal estar con alguien y dejar de estar. Amar y saber que también has de dejar ir. Un símil de situaciones que a diario se producen.

Hoy, desde una de ellas, siento que el amor incondicional es tan bello como profundo, y en cierta medida el aprendizaje más fuerte para dejar que duela y no sufrir por ello. No por ello  sin dejar de hacer preguntas con dudas o incluso miedos... 

Y sí, vuelven preguntas como por qué no confiar en nuestro propio proceso; por qué dudamos en recibir o incluso en dar abiertamente; por qué tememos no ser amados sinceramente; por qué escapamos, pensado de antemano en un posible dolor. 

Abrirnos a nosotros mismos, nos deja en el lado fuerte de la soledad de la individualidad, dónde creemos no sufrir o la menos que no nos causen un daño. Bello es amar y ser amado sabiendo que es real, y viviendo esa posibilidad presente.


********
©AsunAdá




No hay comentarios:

HOY dIce así:

Percepciones

Damos vueltas sin conocer el rumbo, sin saber hacia dónde ir, sin ser conscientes de que si nos escuchamos, obtenemos la respuesta. Só...